Servicio consiste en localizar el ancla y cadena, ver su disposición en el fondo marino y georrefenciar exactamente la posición GPS del ancla.

Hoy el interés de los grandes barcos o de los barcos mercantes es aminorar los costos y el tiempo para continuar navegando y dar cumplimiento a la operatividad y logística en ruta. Con este escenario es que han surgido en el mercado alternativas para la geolocalización de anclas, utilizando tecnología R.O.V. y profesionales especializados.

Es habitual que las embarcaciones presenten inconvenientes causando alteración en la normalidad y continuidad de la planificación logística, uno de ellos y el más recurrente es la pérdida del ancla de la cual muchas veces también se extravía la cadena que son elementos importantes en el buque, y su vida útil depende del deterioro causado por su uso con los años, mantenimiento o fallas técnicas.

“Generalmente este problema sucede porque en los fondeaderos, donde los barcos mercantes largan el ancla a la espera para que les den amarre, pierden el ancla y la cadena con perjuicio para el propio barco y zona de fondeo, porque si otra embarcación fondea en las inmediaciones puede enganchar su ancla con la que está perdida en el fondo marino”, explica

“Actualmente en Underdeep contamos con personal especializado que ha realizado en numerosas ocasiones este tipo de trabajo en diversos puertos del mundo, además de nuestra flota de R.O.V. Falcon para la búsqueda y localización como diversos sonares, posicionamiento USBL con errores de centímetros, cámaras de alta definición con zoom y brazos eléctricos e hidráulicos”, añadió el Jefe de Operaciones R.O.V. de Underdeep

El procedimiento

El servicio que realiza Underdeep consiste en localizar el ancla y cadena, ver su disposición en el fondo marino y georrefenciar exactamente la posición GPS del ancla, una vez obtenidos los datos se puede evaluar la situación. De acuerdo con José Sáez, jefe de Operaciones R.O.V. de Underdeep, “es un trabajo que no lleva mucho tiempo, lo ideal es que nos avisen en el momento la pérdida del ancla y nosotros nos desplazamos al lugar lo antes posible, pues contamos con un servicio de emergencias las 24 horas. El tiempo depende de la exactitud que nos den respecto a la pérdida, es decir, en principio cuando un buque pierde un ancla debería tomar una posición G.P.S. para así nosotros tener una zona delimitada de búsqueda. Una vez localizada el ancla, el trabajo por parte del R.O.V. suele ser de un día para la inspección”.

 “Para las industrias de embarcaciones también resulta beneficioso disponer de tecnología y soluciones a este problema, porque las anclas están realizadas para un barco en específico, por lo tanto, el costo resulta mucho menor que mandar a fabricar una nueva ancla. Nosotros podemos recuperar el ancla perdida y devolvérsela para que puedan seguir navegando, ahorrando tiempo y costes que en la industria mercante es muy valioso”, agregó.